¿Qué caracteriza a un servicio verdaderamente bíblico?

¿Qué caracteriza a un servicio verdaderamente bíblico?

La adoración es un instinto inherente a los seres humanos, presente en diferentes formas y expresiones a lo largo de la historia. Refleja el anhelo del alma humana por algo más grande, como lo describe el salmista: “ Así como la cierva anhela agua corriente, mi alma anhela, oh Dios ” (Salmo 42: 1). Desde

La adoración es un instinto inherente a los seres humanos, presente en diferentes formas y expresiones a lo largo de la historia. Refleja el anhelo del alma humana por algo más grande, como lo describe el salmista: “ Así como la cierva anhela agua corriente, mi alma anhela, oh Dios ” (Salmo 42: 1). Desde la antigüedad, la religión ha sido una característica universal de la humanidad, como lo señaló Cicerón en el siglo I a. C. En este contexto, es necesario comprender el significado de la adoración, a quién debemos adorar y cómo debemos adorar. También es importante evaluar si somos “ verdaderos adoradores ” (Juan 4:23) o falsos adoradores.

Jesús instruyó a los verdaderos adoradores a adorarlo en espíritu y en verdad (Juan 4:24). El apóstol Pablo explicó que la adoración genuina es realizada por el Espíritu de Dios (Filipenses 3:3). Esto significa que solo aquellos que han sido salvos por la fe en Jesucristo y tienen al Espíritu Santo morando en sus corazones pueden ofrecer verdadera adoración. Adorar en espíritu implica tener la actitud correcta del corazón, ir más allá de rituales y ceremonias vacías. Ya adorar en verdad significa adorar de acuerdo a la revelación de Dios de Sí mismo en las Escrituras. Para que nuestra adoración sea bíblica, debe ajustarse a la doctrina de Cristo (2 Juan 1:9), siguiendo las instrucciones contenidas en Bibliay no dependiendo de libros de confesiones, reglas de orden u otras obras humanas.PUBLICIDAD

En los servicios de adoración de la iglesia primitiva, se realizaron varios actos devocionales que podemos identificar como componentes de un servicio de adoración verdaderamente bíblico. La cena del Señor fue celebrada (Hechos 20:7), se ofrecieron oraciones (1 Corintios 14:15–16), se cantaron canciones para la gloria de Dios (Efesios 5:19), se recogieron ofrendas (1 Corintios 16:2), se leyeron las Escrituras (Colosenses 4:16) y la Palabra de Dios fue proclamada (Hechos 20:7).

La comunión y la oración eran elementos esenciales del servicio de la iglesia primitiva. La cena del Señor es una celebración que conmemora la muerte de Jesús hasta que regresa (1 Corintios 11:25–26). La oración debe estar dirigida exclusivamente a Dios (Nehemías 4:9Mateo 6:9) y conformarse a la voluntad de Dios (1 Juan 5:14). La oración juntos es importante ya que promueve la unidad (Juan 17:22-23) y es fundamental animarse y estimularse unos a otros en el amor y las buenas obras (1 Tesalonicenses 5:11Hebreos 10:24).

Dentro del contexto de la adoración, el acto de cantar es esencial. El apóstol Pablo instruyó a los creyentes a “hablar entre sí con salmos, himnos y canciones espirituales, cantando y alabando desde el corazón hasta el Señor” (Efesios 5:19–20). Cantar al Señor y entre sí es una forma de transmitir la verdad a través de la música (Colosenses 3:16).PUBLICIDAD

La ofrenda es también una parte integral de la verdadera adoración bíblica. Pablo ordenó a la iglesia de Corinto que reservara una suma de dinero de acuerdo con los ingresos de cada uno, que se cobraría el primer día de cada semana, para evitar la necesidad de colecciones cuando llegó (1 Corintios 16:1–2). Nuestra entrega regular por la obra del Señor es una responsabilidad seria, pero también debe ser vista como una bendición emocionante, no como una carga (2 Corintios 9:7). Además, la donación voluntaria es el único método explícitamente bíblico para financiar el trabajo de la iglesia.

Finalmente, la predicación y la enseñanza son elementos esenciales de la verdadera adoración bíblica. Nuestra enseñanza debe basarse exclusivamente en las Escrituras, ya que estos son los únicos medios capaces de equipar a los creyentes para la vida y la piedad (2 Timoteo 3:16–17). El predicador o maestro piadoso enseñará solo de la Palabra de Dios, confiando en el Espíritu Santo para actuar en las mentes y corazones de los oyentes. Pablo le recordó a Timoteo que debía predicar la Palabra, estar preparado en todo momento, corregir, reprender y alentar con paciencia y cuidado (2 Timoteo 4:2). Una reunión de la iglesia que no coloca la Palabra de Dios como un componente principal no es un servicio bíblico.PUBLICIDAD

A medida que seguimos el modelo de adoración que se encuentra en las Escrituras, debemos adorar a Dios con gran pasión. No debemos transmitir al mundo la idea de que adorar a nuestro Dios es un ritual aburrido y sin vida. Hemos sido redimidos del pecado, y por lo tanto debemos alabar a nuestro Creador como hijos agradecidos por Sus abundantes bendiciones. “Por lo tanto, ya que estamos recibiendo un reino inquebrantable, seamos agradecidos y así adoremos a Dios de manera aceptable, con reverencia y asombro (Hebreos 12:28–29).

Por: https://www.gospelprime.com.br/o-que-caracteriza-um-culto-verdadeiramente-biblico/

Alejandro Villegas
ADMINISTRATOR
PERFIL

Posts Carousel

Escribir un Comentario

Su dirección de correo no va a ser publicada. Llenar la información solicitada con *

Últimos Post

Top Authors

Más Comentado

Video Promovido

RADIO EN VIVO