“MENOS FUNDAMENTO QUE CUCHA DE PERROS”

“MENOS FUNDAMENTO QUE CUCHA DE PERROS”

Hoy toda una generación de predicadores que han surgido en el universo cristiano, se han enfocado en ser populares, exitosos, carismáticos, en obtener la mayor cantidad de seguidores posibles, y todo esto lo han logrado, solo olvidaron lo principal, los fundamentos que fueron puestos para la iglesia, es como el mensaje de Cristo en Apocalipsis,

Hoy toda una generación de predicadores que han surgido en el universo cristiano, se han enfocado en ser populares, exitosos, carismáticos, en obtener la mayor cantidad de seguidores posibles, y todo esto lo han logrado, solo olvidaron lo principal, los fundamentos que fueron puestos para la iglesia, es como el mensaje de Cristo en Apocalipsis, a la iglesia de Laodicea, lo tenían todo, no les faltaba nada aparentemente, se consideraban ricos, pero el Señor les dice: “Yo conozco…” “Y no sabes…” “Yo te aconsejo…”

Muy populares, seguidos por multitudes, amados y admirados, al punto que pagan para oírlos o para verlos, han construido imperios de la fe en derredor de sus figuras, pero como dije en el titulado: tienen menos fundamento que cucha (o casilla) de perros, mutan constantemente, se adaptan a la demanda, prueban con sus mensajes y descubren lo que les funciona, tuercen las Escrituras para su propio provecho, le hacen decir a la biblia lo que nunca dijo, sus valores o principios son funcionales, ¿Cómo se puede comprobar esto? Recorriendo sus mensajes y enseñanzas, comparando, examinando lo que decían ayer, con lo que dicen hoy, que creían y que creen ahora, porque mañana volverán a cambiar, no resisten ningún archivo, en algunos puntos destrozan, y pulverizan las doctrinas cristianas, son perseguidores de la santidad, lo que la iglesia a defendido por siglos, incluso con la sangre de sus mártires, es tal el desenfado y el hambre por la fama, que muchas veces sus teorías acerca de la fe, son blasfemas, casi heréticas.

Debemos tener siempre presente que con la biblia, mal interpretada, descontextualizada, y manipulada, se puede probar casi cualquier cosa, con la biblia se crearon las diferentes sectas que existen, algunas nefastas, casi la mayoría de las religiones conocidas, hay congregaciones de homosexuales que se apoyan en la biblia, organizaciones revolucionarias de izquierda, brujos y espiritistas, los africanistas, los mormones y sus matrimonios polígamos, el adventismo, la iglesia de Roma, los Judaizantes, los unitarios, liberales, los carismáticos, y hasta algunos sectores satanistas buscaron justificarse con la biblia, etc.etc..

El fundamento, las bases, son lo que sostienen cualquier edificio, o estructura, son como las raíces de un árbol, todo vendrá abajo cuando no hay bases firmes, la iglesia a través de los siglos, en el mundo entero a podido permanecer, resistir los cambios políticos, culturales y sociales, por tener establecidos sus fundamentos, ¿que creemos, que practicamos, que predicamos?, independiente de los gobiernos, las épocas, los imperios, los tronos, y las razas.

La evolución, la modernización, la desacralización, el libertinaje moral, la ambición de los hombres, la egolatría y las vanidades, la falta de santidad, ha producido toda una generación de hombres y mujeres irreverentes, sin temor de Dios, desafiantes y temerarios, blasfemos, que se levantaron como referentes de la cristiandad, porque el mundo entero mide con “el metro” del materialismo, son exitosos, carismáticos, populares, convocan multitudes, ¡tiene que ser de Dios!, no se les ocurre alguna vez medir con “el metro de Dios” :

¡No todo el que me dice Señor, Señor, entrará al reino de los cielos! (Mateo 7:21)

Es como tomar la temperatura corporal, medimos a través de las redes la “temperatura espiritual”, cualquier tema doctrinal que abordemos despertará reacciones de oposición, resistencia, negación y justificaciones, no quieren oír.

Sus respuestas son:

¡El amor de Dios!… ¡la gracia!,…¡No debemos juzgar!… ¡antes de eso prediquemos a las almas!… ¡Dios mira el corazón!…¡a Dios no le interesan esas cosas!… ¡Hay cosas peores!… ¡Todos somos pecadores!…nada es importante, ¡son reglas e imposiciones de hombre!… ¡religiosos!…

En resumen: “Menos fundamentos que cucha de perros”

por: Sergio Gebel

Posts Carousel

Escribir un Comentario

Su dirección de correo no va a ser publicada. Llenar la información solicitada con *

Últimos Post

Top Authors

Más Comentado

Video Promovido

RADIO EN VIVO