Médico juzgado por sus creencias provida obtiene una gran victoria

Médico juzgado por sus creencias provida obtiene una gran victoria

El Consejo Médico General (GMC, por sus siglas en inglés) del Reino Unido ha exonerado a un experimentado neurólogo consultor y sacerdote católico ordenado después de haber sido investigado durante tres años por dar una opinión médica “provida” en un caso judicial sobre el final de la vida. El reverendo Dr. Patrick Pullicino, de 74

El Consejo Médico General (GMC, por sus siglas en inglés) del Reino Unido ha exonerado a un experimentado neurólogo consultor y sacerdote católico ordenado después de haber sido investigado durante tres años por dar una opinión médica “provida” en un caso judicial sobre el final de la vida.

El reverendo Dr. Patrick Pullicino, de 74 años, se enfrentaba a una investigación del GMC que podría haberle impedido ejercer la profesión.

En 50 años de carrera profesional, nunca se había enfrentado a una investigación sobre su “aptitud para ejercer” hasta que Celia Kitzinger, defensora del suicidio asistido, se puso en su contra, según Christian Concern.

Representado por abogados del Christian Legal Centre, el Dr. Pullicino es conocido sobre todo por ser uno de los pocos médicos que dieron la voz de alarma en 2012 sobre los abusos cometidos en el marco de la Liverpool Care Pathway, un método de atención a enfermos terminales que se utilizaba en hospitales de todo el Reino Unido. Esto llevó a que el código de fin de vida fuera rescindido dos años después.

El caso de Pullicino revela la creciente presión sobre los profesionales médicos para que no rompan filas con colegas que han tomado una decisión controvertida que acabaría con la vida de un paciente. En casos delicados relacionados con el final de la vida, los expertos médicos que discrepan se arriesgan a duras críticas por parte de tribunales y activistas, lo que conduce a investigaciones prolongadas y estresantes por parte de los reguladores profesionales, según Christian Concern.

El organismo de control sin fines de lucro dijo que la investigación del GMC se centró en el papel del Dr. Pullicino en el caso de un hombre polaco de mediana edad conocido por el nombre anónimo de RS. El hombre había sufrido daños cerebrales tras sufrir un infarto a principios de noviembre de 2020 y el Tribunal de Protección del Reino Unido había ordenado retirarle la sonda de alimentación y los fluidos.

A los pocos días, el equipo clínico del Hospital de Plymouth había llegado a la conclusión de que “RS” no tenía perspectivas de recuperarse más allá de pasar el resto de su vida en un “estado de mínima conciencia” (EMC).

El Tribunal de Protección ignoró las solicitudes oficiales del gobierno polaco que había pedido al Reino Unido que permitiera la repatriación del hombre a Polonia y dictaminó que prolongar su vida no era lo mejor para él.

La madre y las dos hermanas de RS solicitaron que el Dr. Pullicino fuera su médico, pero el juez Cohen del Tribunal Superior criticó duramente la opinión de Pullicino de que eran necesarias más observaciones y pruebas para un pronóstico fiable. El tribunal rechazó asimismo la opinión de un neurocirujano polaco que coincidía con Pullicino.

RS murió de deshidratación tras retirarle toda la nutrición y los líquidos en enero de 2021, según Christian Concern.

Acusado de intentar salvar la vida de un paciente

Kitzinger, profesora de género y sexualidad en la Universidad de York, había estado siguiendo el caso y los procedimientos judiciales. Acusó al Dr. Pullicino de parcialidad por “intentar salvar la vida de un paciente” y especuló con la posibilidad de que “hubiera diagnosticado mal deliberadamente al paciente con la esperanza de salvarle la vida” después de haber prestado asistencia urgente el día de Navidad, a una familia que se enfrentaba a una tragedia.

En una queja escrita al GMC, Kitzinger acusó al médico de parcialidad por ser católico y haber expresado “valores provida” en la sala.

Hace casi tres años, el GMC notificó a Pullicino que había abierto una investigación basada únicamente en la queja de Kitzinger, por lo que la revalidación del médico quedó en suspenso.

Al anunciar este mes la conclusión del caso contra Pullicino, el consejo declaró: “El Dr. Pullicino es un neurólogo consultor experimentado, con registro de especialista y licencia para ejercer, y no tenemos pruebas que sugieran que carece de competencia para evaluar el nivel de consciencia de un paciente”.

“No tenemos pruebas que respalden una acusación de que {su opinión médica} fuera inexacta”, dijo el GMC.

“Concluimos que no hay ninguna perspectiva realista de probar estas acusaciones y se concluyen sin ninguna acción”, continuó el consejo.

En cuanto a las creencias del Dr. Pullicino, dictaminó: “No se han aportado pruebas que apoyen la alegación de que la fe religiosa o las creencias personales del Dr. Pullicino afectaran a su opinión sobre el paciente RS”.

Además, la actuación del médico fue respaldada por un neurólogo consultor experto que declaró: “Un médico que se enfrenta a una petición urgente para retirar un tratamiento que preserva la vida consideraría esencial su posible intervención lo antes posible”, según Christian Concern.

“Me siento aliviado y satisfecho de que el GMC se haya negado a tomar nuevas medidas contra mí. En una situación de emergencia, se me tendió una emboscada en la sala del tribunal y luego fui el objetivo de un militante de la campaña ‘Derecho a morir’ con una agenda para atacar, desacreditar y caricaturizar mi opinión médica”, dijo Pullicino en un comunicado.

“Desde el principio, fue un claro ataque discriminatorio contra la opinión médica que di porque soy un sacerdote católico y creo que los profesionales médicos deben hacer todo lo posible para salvar la vida de otro ser humano. El GMC nunca debería haber permitido que se abriera una investigación contra mí, tan claramente dirigida contra mis creencias religiosas y basada en ellas”, continuó.

“Me preocupa que haya tardado tanto en ser reivindicado y absuelto”, concluyó Pullicino.

Andrea Williams, directora ejecutiva del Christian Legal Centre, señaló la ironía de que se investigue a un médico por intentar salvar una vida.

“En un mundo donde la verdad es cada vez más extraña que la ficción, ahora vemos cómo médicos que trabajan para salvar vidas se convierten en los investigados por el GMC. Esto nos dice algo sobre la cultura del GMC”, afirmó Williams en un comunicado.

“Estamos encantados de que el Dr. Pullicino haya sido absuelto, pero es profundamente inquietante que este caso haya llegado tan lejos”, explicó.

“El caso pone de relieve la creciente presión sobre los profesionales médicos para que no rompan filas con sus colegas que habían tomado una decisión controvertida de poner fin a la vida de un paciente. En casos delicados relacionados con el final de la vida, los expertos médicos disidentes se arriesgan a duras críticas por parte de tribunales y activistas, lo que da lugar a investigaciones prolongadas y estresantes por parte de los reguladores profesionales”, afirmó Williams.

El director del bufete privado de abogados cristianos dijo que se trataba de un ataque selectivo de Kitzinger que el GMC permitió que prosiguiera en lugar de desestimar su denuncia.

“En su lugar, un respetado profesional ha tenido el estrés y la nube de una investigación pendiendo sobre él durante tres años. Necesitamos más médicos y expertos dispuestos a defender sin miedo el derecho del paciente a la vida”, concluyó Williams.

mundo Cristiano

Alejandro Villegas
ADMINISTRATOR
PERFIL

Posts Carousel

Escribir un Comentario

Su dirección de correo no va a ser publicada. Llenar la información solicitada con *

Últimos Post

Top Authors

Más Comentado

Video Promovido

RADIO EN VIVO