Noticias Cristianas

Mártires en la India: La situación del cristianismo en el país

Publicado por La Verdad Ahora
Tristemente, tenemos que hacernos eco de la noticia del asesinato del pastor Nandu Tadokha en India, a causa de un ataque por parte de un grupo de desconocidos. Como consecuencia de los golpes, sufrió heridas internas bastante graves. Aunque fue trasladado al hospital, ya era demasiado tarde, los médicos no pudieron salvar su vida. Nandu Tadokha, de origen muy humilde estudió teología en el colegio bíblico Junnar en Maharashtra (India) y dedicó su vida a Jesucristo. Con más de 30 años de ministerio a sus espaldas, Nandu Tadokha, o como lo conocían, “El evangelista descalzo”, fue utilizado por el Señor para traer a cientos de personas de su propia tribu a Cristo. A pesar de las amenazas, el pastor Nandu siguió predicando el evangelio. Su corazón latía para Cristo y no podía esconder su pasión por Él.
El día del ataque, mientras era tratado por los médicos en el hospital, oraba por su gente e incluso por las personas que le habían apaleado y herido. Finalmente falleció a la edad de 58 años y aunque nos entristece sabemos a ciencia cierta que ha vuelto a casa con el padre eterno. Sin embargo, este tipo de situaciones tan dolorosas son por desgracia cada vez más frecuentes. La manipulación por parte de las autoridades en India ha convertido a los cristianos en los enemigos del pueblo, independientemente del país de procedencia.
Cientos de organizaciones cristianas extranjeras que ofrecían ayuda humanitaria en el país han tenido que cerrar a causa de ello, pero esto no es lo más extremo, la situación es tal que los cristianos nacidos en India están siendo perseguidos de manera feroz. Muchos hermanos de India están siendo discriminados, ignorados, golpeados y como Nandu, asesinados. Contrariamente a lo que pudiera pensarse, la obra del Señor sigue más activa que nunca y el Espíritu Santo se manifiesta incluso en las aldeas más remotas.
Cada día nos llegan historias de sanidades o visiones que traen a gente a los pies de Cristo. Estos cristianos de origen indio son transformados por completo, dejando sus viejas tradiciones y adquiriendo una pasión por el evangelio única. Cómo el pastor Nandu, muchos de ellos han sido amenazados durante toda su vida, pero no han querido dejarse vencer por el miedo, la pasión por compartir el evangelio a los demás y el amor a Dios ha sido mucho mayor.

Muchos esperaban que las elecciones nacionales en mayo pudieran dar la vuelta a la situación del país mediante un cambio de gobierno. Sin embargo, el pasado jueves 23 conocíamos que los mayores temores de los cristianos se hacían realidad. El BJP (partido conservador hindú) conseguía de nuevo una victoria aplastante, lo que sin ninguna duda complicará mucho más que nunca la situación de nuestros hermanos en India. Tras estos resultados muchos miran a las relaciones internacionales como el único punto de presión en el gobierno indio. Un informe reciente realizado por Puertas Abiertas con el nombre Nosotros también somos indios, el cual ha analizado los crecientes casos de violaciones de los derechos humanos en minorías religiosas de India, formula varias recomendaciones sobre la manera en que la comunidad internacional podría desempeñar el papel que le corresponde en garantizar la protección de los cristianos.
En las indicaciones se incluyen propuestas como la creación de un mecanismo internacional de monitorización para documentar casos de violencia, intolerancia y discriminación contra las minorías religiosas y alentar al gobierno indio a llevar a cabo una campaña de sensibilización pública con el objetivo de promover el valor de la rica diversidad étnica y religiosa de la India ampliando activamente la interacción y el contacto de las embajadas con parlamentarios y funcionarios a nivel estatal en los estados donde existen leyes contra el cristianismo. Si bien es cierto que la victoria del BJP no significa nada bueno para los cristianos en India, la realidad es que no había ningún otro partido político que en específico los representara o tuviera en su programa político cambios en las leyes religiosas, por lo que iban a encontrarse oposición de todas maneras. Un colaborador de Puertas Abiertas en el país nos lo confirma: “No estamos contentos ni tristes. Confiamos en que el Señor está en control y nos ayudará en todo. La mayoría de los indios están contentos de que Modi (el presidente actual) haya vuelto.
Ellos creen que él traerá el cambio. Algunos cristianos están desanimados, sí, pero también se han estado preparando para que esto suceda. También es cierto que ni el Congreso ni otros partidos trabajan por el bienestar de los cristianos. Nos habríamos enfrentado a oposición de todos modos. Así que nos preparamos para enfrentar lo que Dios ha preparado para nosotros”.
[Cristianos perseguidos en India, orando.] Cristianos perseguidos en India, orando. La lección es clara, artificios humanos como la democracia son válidos hasta cierto punto, pero el verdadero cambio ocurre cuando reconocemos que Dios tiene el control de todas las cosas. Cierto, el carácter inescrutable del plan de Dios nos dificulta dar este paso, pero no lo imposibilita. Dios da sentido a nuestra vida, pero también debe dar sentido a las decisiones que tomamos.
Cuando tenemos esto en mente, entendemos que un verdadero cambio en el corazón de países como la India solo puede pasar a través de un encuentro con Jesús. Como muchos otros que entendieron esto, el pastor Nandu no ha muerto en vano, sino que era parte de algo mayor que dio sentido a su vida hasta el último aliento. ¿Cuál es nuestra parte en todo esto? El activismo y el apoyo económico son importantes, pero es la oración la que marca la diferencia. Es la oración por y con nuestros hermanos perseguidos la que conmueve el corazón de Dios y la que abre las puertas de los cielos para bendecir la tierra.
Fuente: Protestante Digital

Comentarios

Comentarios