LA SOBERANÍA DE DIOS EN LA SALVACIÓN Y LA UNIDAD A LA TRINIDAD

LA SOBERANÍA DE DIOS EN LA SALVACIÓN Y LA UNIDAD A LA TRINIDAD

La soberanía divina en la salvación involucra a cada una de las tres personas de la Divinidad: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Los tres trabajan en perfecta unidad para rescatar a los mismos pecadores inmerecidos.

Dentro de la Trinidad, hay un propósito salvífico, un plan salvífico y una función salvífica. Aquellos a quienes el Padre elige son precisamente aquellos a quienes el Hijo redime y aquellos a quienes el Espíritu regenera. Las personas de la Divinidad actúan como un único Salvador. La Trinidad no está fracturada en su actividad salvífica. No está dividida en su dirección e intención, como si cada persona de la Divinidad buscara salvar a un grupo diferente de pecadores. Por el contrario, cada miembro de la Trinidad se propone y procede irresistiblemente a salvar a un mismo pueblo: el pueblo elegido de Dios.

Lamentablemente, muchos creen lo contrario. Insisten en que el Padre salva sólo a los pocos pecadores que Él prevé que creerán en Cristo, confundiendo así erróneamente la presciencia (Hechos 2:23; Rom. 8:29-30; 1 Pedro 1:2, 20), que significa “amor anticipado”, con la mera previsión. También imaginan que Cristo hipotéticamente murió por todos los pecadores -un grupo diferente del que salva el Padre- asumiendo ingenuamente que sólo hay un significado para las palabras escriturales mundo y todos. Además, afirman que el Espíritu salva a otro grupo, es decir, a algunos pecadores a los que Él corteja. Lamentablemente, confunden Su llamado interno y salvador (1 Co. 1:2, 9) con una convicción general y no salvadora (He. 6:4-5). Según este esquema permeable, se supone que las tres personas de la Divinidad persiguen a tres grupos diferentes de individuos: pocos, todos y algunos. Así, las personas de la Divinidad están muy divididas en Su actividad salvadora. Peor aún, el pecador -no Dios- reina como determinante en su salvación.

Pero la Biblia enseña lo contrario. Las Escrituras revelan una unidad perfecta dentro de la Trinidad, una unidad perfecta entre el Padre, el Hijo y el Espíritu en Sus actividades salvíficas. La Palabra de Dios enseña que la Divinidad actúa como un Salvador en la salvación de un pueblo. La verdad es que el hombre no es soberano en la salvación, Dios lo es. Los tres miembros trabajan juntos con absoluta soberanía e inquebrantable determinación para salvar a las mismas personas para Su propia gloria. Esto se logra mediante el libre ejercicio de la autoridad suprema de los tres miembros de la Trinidad. Considera el papel que cada uno desempeña en esta salvación cohesiva.

La soberanía del Padre

Antes de la fundación del mundo, Dios eligió a las personas -sin merecerlo e indignas cómo son- para que fueran objeto de Su gracia salvadora (2 Tim. 1:9). El apóstol Pablo escribe: “Nos eligió en Él antes de la fundación del mundo” (Ef. 1:4a). Es decir, Él eligió a Sus elegidos por Sí mismo y para Sí mismo, una elección soberana no basada en ninguna buena obra o fe prevista por parte de ellos. Esta elección divina se originó en Él mismo, por Su propia gracia (Ro. 9:16). Por razones que sólo Dios conoce, Él seleccionó a quienes salvaría.

Habiendo escogido a Sus elegidos, el Padre se los dio al Hijo antes de que comenzara el tiempo para que fueran Su herencia real. Este don fue una expresión del amor del Padre por el Hijo (Juan 6:37, 39; 17:2, 6, 9, 24). Estos elegidos fueron seleccionados con el propósito más elevado: que alabaran al Hijo para siempre y fueran conformados a Su imagen (Ro. 8:29). El Padre entonces, en la eternidad pasada, comisionó al Hijo para que entrara en el mundo para comprar la salvación de los elegidos. Además, el Padre ordenó al Espíritu Santo que regenerara a esos mismos elegidos. Así pues, su salvación fue preordenada y predestinada por la voluntad soberana de Dios antes de la fundación del mundo (Ef. 1:5). Los nombres de los elegidos fueron entonces escritos en el libro de la vida del Cordero (Ap. 13:8; 17:8). Bajo la dirección del Padre, las tres personas de la Divinidad acordaron irrevocablemente ejecutar la salvación de este pueblo elegido. Esta es la gracia soberana de Dios Padre en la eternidad pasada.

La soberanía del Hijo

Habiendo recibido hace mucho tiempo del Padre los nombres individuales de los elegidos, Jesucristo vino a este mundo para comprar su salvación. Con una intención singular, Cristo se propuso morir por Su verdadera iglesia -aquellos que le fueron dados por el Padre en la eternidad pasada. Él declaró: “Yo doy mi vida por las ovejas” (Juan 10:15). Atado por la devoción a Su esposa elegida, Cristo “amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella” (Ef. 5:25b).

Con este designio definido en la cruz, Jesús compró con Su propia sangre a todos aquellos que estaban predestinados a creer en Él (Hechos 20:28). No se limitó a hacer posible la salvación. No hizo una redención hipotética. Más bien, Él realmente salvó. Cristo no se quedó corto en el Calvario, sino que adquirió a todos aquellos por los que pagó. Jesús realmente aseguró la vida eterna para Sus ovejas. Ninguno por quien Él murió perecerá jamás. Esta es la gracia soberana de Dios el Hijo hace dos mil años en Su muerte salvadora.

La Soberanía del Espíritu

Además, el Padre y el Hijo enviaron al Espíritu Santo a este mundo para aplicar la muerte salvadora de Cristo a todos los elegidos. A medida que se proclama el Evangelio, el Espíritu emite una llamada interior especial a estos elegidos, aquellos elegidos por el Padre y redimidos por el Hijo. El Espíritu regenera poderosamente sus almas espiritualmente muertas, levantándolas de la tumba del pecado a la fe salvadora en Cristo (Ef. 2:5-6). Jesús afirmó: “Todo lo que el Padre me dé vendrá a mí” (Juan 6:37a). Esta actividad salvadora es inalterablemente cierta porque Dios “atrae” (6:44) a Cristo a todos estos “dados”. El Espíritu les concede el arrepentimiento (2 Tim. 2:25) y autoriza en ellos la fe salvadora (Fil. 1:29; 2 Pe. 1:1).

En este acto eficaz, el Espíritu abre los ojos espiritualmente ciegos de los elegidos para que vean la verdad (2 Co. 4:6). Abre sus oídos sordos para que oigan Su voz (Juan 10:27). Abre sus corazones cerrados para que reciban el Evangelio (Hechos 16:14). Activa sus voluntades muertas para que crean en el mensaje salvador (Juan 1:13). El Espíritu vence toda resistencia y triunfa en los corazones de los elegidos. Esta es la gracia soberana de Dios Espíritu Santo dentro de tiempo.

Steven Lawson

Originally posted 2024-01-14 00:44:23.

Alejandro Villegas
ADMINISTRATOR
PERFIL

Posts Carousel

Escribir un Comentario

Su dirección de correo no va a ser publicada. Llenar la información solicitada con *

Últimos Post

Top Authors

Más Comentado

Video Promovido

RADIO EN VIVO

Originally posted 2024-01-14 00:44:23.