IGLESIA Y ESCUELA BÍBLICA ATACADAS EN MYANMAR

IGLESIA Y ESCUELA BÍBLICA ATACADAS EN MYANMAR

Al menos cuatro estudiantes resultaron heridos cuando su escuela bíblica en el estado de Shan, al norte de Myanmar, fue alcanzada por la artillería del ejército a principios de este mes.

La Escuela Bíblica Kachin, en la ciudad de Kutkai, sufrió graves daños en un ataque el 4 de noviembre. Fuentes locales dijeron al portal de noticias Myanmar Now que no había ningún combate en la zona cuando se produjo el ataque.

Un voluntario que ayudó a los estudiantes a llegar al hospital dijo que los estudiantes habían resultado heridos por la metralla cuando estaban en sus dormitorios. «Resultaron heridos porque el proyectil impactó primero en un árbol [del recinto]. No puedo ni imaginar lo que podría haber pasado si les hubiera alcanzado directamente», reveló al portal de noticias.

Cuatro días antes, el 30 de octubre, la iglesia baptista de Lonja, en la aldea de Wa Wun (en Momauk, un municipio del estado de Kachin), también resultó dañada por un bombardeo militar.

Desde el golpe de Estado de febrero de 2021, los militares han desatado una sangrienta represión contra toda forma de oposición, lo que ha dado lugar a una guerra civil que ha sumido al país. «La guerra civil en Myanmar sigue avanzando, eclipsada por la guerra en Ucrania», afirma Thomas Muller, analista de persecución de Puertas Abiertas, de la Unidad de Investigación de World Watch«Tras dieciocho meses en el poder, el régimen militar no ha logrado imponer el control. El Tatmadaw, el ejército nacional, parece incapaz de dominar la feroz resistencia de las fuerzas de la oposición, a las que se han unido los ejércitos de algunas minorías étnicas».

Los cristianos de Myanmar, sobre todo en las zonas mayoritariamente cristianas, se encuentran en el punto de mira de los continuos combates, con ataques a sus hogares y a las iglesias que se consideran de apoyo a la oposición.

La violencia ha obligado a más de 1’4 millones de personas a abandonar sus hogares, entre las que se incluyen más de 400 000 niños. Algunos de ellos, que han huido y buscan una vida mejor, son detenidos en los puestos de control. Dos niñas cristianas de la tribu kayah fueron detenidas cuando se dirigían a solicitar un pasaporte. «Las autoridades locales no permiten a los cristianos kayah desplazarse a otros lugares; ni siquiera a los niños que quieren estudiar, y mucho menos a los jóvenes», explica a Puertas Abiertas el colaborador local Ko Min. «Si las autoridades saben que alguien es de la etnia kayah, suelen arrestarlo y detenerlo. Viajar se ha convertido en un gran reto, con controles y duros interrogatorios en los puestos de control, por lo que la gente se queda atrapada en las zonas de conflicto», añade Min, cuyo nombre real se mantiene en secreto por razones de seguridad.

La violencia está afectando profundamente a los cristianos, tal como afirma otro colaborador local, que tampoco puede ser nombrado para proteger su identidad: «Muchos cristianos de la zona en la que sirvo sufren traumas a diario, tanto en su alma como en su cuerpo. Están desanimados, frustrados y necesitan asesoramiento».

Los colaboradores de Puertas Abiertas han podido ayudar organizando una capacitación básica de asesoramiento para los líderes laicos, de modo que puedan apoyar a quienes los rodean.

por: puertasabiertas.org

La Verdad Ahora
ADMINISTRATOR
PERFIL

Posts Carousel

Escribir un Comentario

Su dirección de correo no va a ser publicada. Llenar la información solicitada con *

Últimos Post

Top Authors

Más Comentado

Video Promovido

RADIO EN VIVO