Actualidad Noticias Cristianas

Descubren evidencias de la conquista bíblica de Jerusalén a manos de los babilonios

Publicado por La Verdad Ahora

Los investigadores de la Universidad de Carolina del Norte en Charlotte que trabajan en la excavación arqueológica en curso en el Monte Sión en Jerusalén han anunciado un descubrimiento significativo: evidencia clara de la conquista babilónica de la ciudad desde 587 a 586 a.E.C.

El descubrimiento incluye un depósito con capas de ceniza, puntas de flecha que datan de la época, tiestos, lámparas y una importante pieza de joyería de época: una borla o arete de oro y plata. También hay signos de una significativa estructura de la Edad del Hierro en el área asociada, aunque el edificio debajo de las capas de períodos posteriores aún no se ha excavado.

El Proyecto Arqueológico Monte Sión ha funcionado durante más de una década y ha realizado numerosos hallazgos significativos relacionados con los muchos períodos históricos de la ciudad antigua, incluido el anuncio realizado en julio de 2019 sobre evidencia del saqueo de la ciudad durante la Primera Cruzada.

El actual hallazgo es uno de los más antiguos y quizás el más destacado en su importancia histórica, ya que la conquista babilónica de Jerusalén es un momento importante en la historia judía. Los babilonios fueron quienes destruyeron el primer Templo de Jerusalén.

El equipo cree que el depósito recién encontrado puede ser de la fecha del evento específico de la conquista, debido a la combinación única de artefactos y materiales encontrados: cerámica y lámparas, paralelo a la evidencia del asedio babilónico representado por madera quemada y cenizas y una serie de puntas de flecha de bronce y hierro del tipo escita, típicas de ese período.

Debido a la ubicación del sitio se pueden eliminar varias explicaciones alternativas para los artefactos, argumentan los investigadores. “Sabemos dónde estaba la antigua línea de fortificación”, señaló Gibson, “así que sabemos que estamos dentro de la ciudad. Sabemos que esta no es una zona de descarga, sino el vecindario sudoeste de la ciudad durante la Edad del Hierro, en el siglo viii a.E.C., el área urbana se extendía desde el área de la ‘Ciudad de David’ hacia el sureste y hasta la colina occidental donde estamos cavando”.

Los depósitos de cenizas, de manera similar, no son evidencia concluyente del ataque babilónico en sí mismos, pero son mucho más demostrativos en el contexto de otros materiales.

“Para los arqueólogos una capa de ceniza puede significar varias cosas diferentes”, dijo Gibson. “Podrían ser depósitos de cenizas retirados de los hornos; o podría ser la quema localizada de basura. Sin embargo, en este caso, la combinación de una capa de ceniza llena de artefactos, mezclada con puntas de flecha y un adorno muy especial indica algún tipo de devastación y destrucción. Nadie abandona las joyas de oro y nadie tiene puntas de flecha en su basura doméstica”.

Los investigadores explican que las puntas de flecha encontradas “eran bastante comunes en este período y se sabe que fueron utilizadas por los guerreros de Babilonia. En conjunto, esta evidencia apunta a la conquista histórica de la ciudad por Babilonia, porque la única gran destrucción que tenemos en Jerusalén para este período es la conquista del 587-586 a.E.C.”, añadió Gibson.

Los artefactos de arcilla también ayudan a fechar el descubrimiento. Las lámparas, señala Gibson, son las típicas lámparas de la época.

“Es el tipo de mezcla que esperarías encontrar en una casa en ruinas después de una redada o batalla”, comentó Gibson. “Objetos domésticos, lámparas, pedazos rotos de cerámica que habían sido volcadas y destrozadas… y puntas de flecha, y una pieza de joyería que podría haberse perdido y enterrado durante la destrucción”.

“Francamente, las joyas son un hallazgo raro en los sitios de conflicto, porque este es exactamente el tipo de cosas que los atacantes saquearían y luego se fundirían”.

“Me gusta pensar que estamos excavando dentro de una de las ‘casas del Gran Hombre’ mencionadas en el segundo libro de Reyes 25: 9”, especuló Gibson. “Este lugar habría estado en una ubicación ideal, ya que está cerca de la cumbre occidental de la ciudad con una buena vista del Templo de Salomón y el Monte Moriah al noreste. Tenemos grandes expectativas de encontrar mucho más de la Edad de Hierro en la ciudad en futuras temporadas de trabajo”.

El edificio aparentemente es parte de la capa que permanece sin excavar. “Uno podría preguntarse por qué no hemos excavado todo el edificio”. Gibson dijo. “La razón es que estamos bajando lentamente, nivel por nivel, período por período, y al final de esta última temporada de excavación, dos metros de estructuras doméstica de los últimos períodos bizantinos y romanos aún deben excavarse por encima de la Edad del Hierro en el nivel inferior. Planeamos llegar a eso en la temporada 2020”.

La inesperada y rara pieza de joyería encontrada es aparentemente una borla o arete, con una parte superior de oro en forma de campana. Abajo se encuentra una parte plateada hecha en forma de racimo de uvas. Gibson señaló que este descubrimiento de joyas “es un hallazgo único y es una clara indicación de la riqueza de los habitantes de la ciudad al momento del asedio”. El único otro descubrimiento de joyas de este período en Jerusalén se hizo hace muchos años, en 1979, en una tumba de la Edad del Hierro en Ketef Hinnom, a las afueras de la ciudad.

Los investigadores dicen que el hallazgo de evidencia de un evento histórico crítico es lo que hace que el descubrimiento sea particularmente emocionante. Lewis, otro codirector del proyecto, explicó que “es muy emocionante poder excavar la firma material de cualquier evento histórico, y aún más con respecto a un evento histórico importante como el asedio babilónico a Jerusalén”.

Según todos los informes, la conquista babilónica de la ciudad por parte del rey Nabucodonosor fue feroz y resultó en una gran pérdida de vidas, con la destrucción de la ciudad y la quema de casas, y el saqueo y desmantelamiento del Templo del Rey Salomón. El gobernante local del reino de Judá, el rey Sedequías, intentó huir de la ciudad con su séquito, pero finalmente fue capturado y llevado cautivo a Babilonia.

La Biblia relata la hambruna y el sufrimiento que padecieron los habitantes de Jerusalén durante el largo asedio babilónico de la ciudad: “De modo que la ciudad fue asediada hasta el undécimo año del rey Sedequías. En el noveno día del [cuarto] mes la hambruna en la ciudad fue dolorosa, de modo que no había pan para la gente de la tierra. Luego se hizo una brecha en la ciudad, y todos los hombres de guerra [huyeron] de noche por el camino de la puerta entre las dos paredes… Y él [Nabuzaradán, el capitán de la guardia de Babilonia] quemó la casa del Señor y la casa del rey; y todas las casas de Jerusalén, incluso la casa de todo gran hombre, la quemaron con fuego” (2 Reyes 25: 1-9).

Cada año, los judíos en Jerusalén y en todo el mundo rezan y ayunan en memoria de la destrucción del Templo de Jerusalén, primero por los babilonios en 586 a.E.C. y una vez más en el año 70 E.C. a manos de las legiones romanas dirigidas por Tito. Para recordar la destrucción devastadora del Templo, los judíos se reúnen en sinagogas de todo el mundo y en la plaza del Muro de los Lamentos en Jerusalén, para rezar y llorar en Tisha B’Av (el noveno día en el mes hebreo de Av) según el calendario judío.

El proyecto arqueológico Monte Sión está dirigido por Shimon Gibson y James Tabor, del Colegio de Estudios Liberales y Artes de la Universidad de Carolina del Norte en Charlotte, en conjunto con Rafi Lewis de la Escuela Universitaria Ashkelon y la Universidad de Haifa, y con el patrocinio de Aron Levy, John Hoffmann, Cherylee y Ron Vanderham, Patty y David Tyler y otros, y facilitado por Sheila Bishop de The Foundation for Biblical Archaeology.

La excavación también cuenta con una gran cantidad de voluntarios, incluidos los estudiantes de UNC Charlotte.

Fuente: aurora-israel.co.il

Comentarios

Comentarios