CUANDO DIOS SE INCLINA – Mark Renfroe

CUANDO DIOS SE INCLINA – Mark Renfroe

¿Alguna vez te has sorprendido inclinándote mientras alguien habla? Tal vez no estaban hablando lo suficientemente alto y no querías perderte nada. O tal vez el contenido fue tan convincente que te atrajo físicamente. Como predicador, siempre me animo cuando veo personas que se inclinan mientras hablo. Puede que yo sea el que tiene el

¿Alguna vez te has sorprendido inclinándote mientras alguien habla? Tal vez no estaban hablando lo suficientemente alto y no querías perderte nada. O tal vez el contenido fue tan convincente que te atrajo físicamente. Como predicador, siempre me animo cuando veo personas que se inclinan mientras hablo. Puede que yo sea el que tiene el micrófono, pero ellos están hablando con su lenguaje corporal. Me están indicando que me están siguiendo. Están interesados ​​en lo que tengo que decir.

¿Sabías que cuando oramos con paciente expectativa, Dios se inclina? En el Salmo 40:1-3, leemos: “Pacientemente esperé a Jehová, y se inclinó a mí, y oyó mi clamor”. Dios volvió su oído a David. Por supuesto, Dios es omnisciente y está presente en todas partes, por lo que no necesita inclinarse físicamente. Sin embargo, el Espíritu Santo le reveló a David, y por lo tanto a nosotros, que mientras derramamos el dolor de nuestro corazón al Señor y confiamos en que él actará en favor nuestro, Dios vuelve su oído hacia nosotros. En resumen, Dios se inclinó.

No sabemos a qué se enfrentaba David en ese momento de su vida, pero él lo llamó un pozo de desesperación lleno de lodo cenagoso. Unos cientos de años más tarde, los oficiales del Rey Sedequías arrojarían al profeta Jeremías a un pozo por decir una verdad no deseada. La Biblia nos dice que Jeremías se hundió en el lodo y habría muerto si no hubiera sido por la intervención de un siervo gentil del Rey. Si bien el Libro de Jeremías no nos da una idea de lo que hizo el profeta mientras estaba en el pozo, podemos suponer del resto del libro que clamó a Dios. El SEÑOR oyó su clamor, se inclinó y lo rescató del lodo cenagoso.

Tal vez te encuentres en el pozo del desánimo. Tal vez el hoyo sea el resultado de tus propias acciones imprudentes o pecaminosas. Ten la seguridad de que el Señor no se ha apartado de ti. El profeta Oseas lo expresó de esta manera: “Venid y volvamos a Jehová; porque él arrebató, y nos curará; hirió, y nos vendará. Nos dará vida después de dos días; en el tercer día nos resucitará, y viviremos delante de él” (Oseas 6:2). El Señor anhela venir en tu ayuda, así que clama a él hoy y espera pacientemente su liberación.

© 2022 World Challenge, Inc

Posts Carousel

Escribir un Comentario

Su dirección de correo no va a ser publicada. Llenar la información solicitada con *

Últimos Post

Top Authors

Más Comentado

Video Promovido

RADIO EN VIVO