Reflexiones

Dr. David Hormachea: Claves para obtener madurez para enfrentar los obstáculos. (Parte I)

La Verdad Ahora
Escrito por La Verdad Ahora

“Ningún obstáculo puede impedir que vivamos la vida que Dios diseñó. Pero para vivir exitosamente debemos aprender a vivir basados en la fe que Dios demanda y seguir las instrucciones bíblicas reveladas sabiamente para que podemos vivir efectivamente.”

Si usted algunas vez ha estudiado el atletismo o ha visto en televisión las diferentes competencias, seguramente ha observado que existe un tipo de competencia llamada carrera de vallas y vemos como los competidores van saltando las vallas mientras avanzan a la meta. Es una carrera dura y que demanda mucha preparación pues existen muchos obstáculos que deben ser superado. También existe la carrera de obstáculos. Si estudiamos un poco sobre esta competencia aprenderemos que son carreras a pie en que los competidores deben pasar los obstáculos en el menor tiempo posible. El evento tuvo sus orígenes en las Islas Británicas y en Japón. Los competidores debían correr de un pueblo a otro, tomando como referencia los campanarios de los templos (llamados en inglés steeple, de ahí el nombre de la carrera en esa lengua) Se llamó a si pues para correrlas los participantes debían ir mirando los campanarios de las iglesias debido a su fácil localización a larga distancia. En estas competencias, era inevitable sortear toda clase de obstáculos en el trayecto. Antes se usaban rios envés de agua. se saltaban palos en el bosque para ayudar y las hojas se usaban como medallas.
Cada atleta debe franquear cada valla y pasar por encima o a través del agua. Será descalificado todo atleta que:
No franquee una valla
Pase por uno u otro costado de la fosa.
Pase el pie o la pierna por debajo del plano horizontal del borde superior de una valla en cualquier momento del franqueo.
A diferencia de los obstáculos usados en las competencias de velocidad con vallas, los de esta competencia no caen si son golpeados; incluso algunos competidores se apoyan sobre el obstáculo para poder saltarlo, es decir, el obstáculo aun puede servir de apoyo para pasarlo y seguir la carrera.

Sin duda este tipo de evento puede darnos algunas lecciones a quienes queremos estudiar como podemos correr nuestra carrera de obstáculos en la vida. Existe una buena analogía en algunos hechos. Mirar el campanario nos puede motivar a mirar las enseñanzas de la Palabra de Dios, las instrucciones divinas que encontramos en una congregación con lideres preparados bíblica y profesionalmente para guiarnos. Debemos entender que debemos seguir principios y reglas para competir de acuerdo a lo exigido. También en la vida debemos entender cuales son las reglas que Dios ha puesto para que podamos vencer los obstáculos y terminar la carrera tal como por El fue propuesta.
Enfrentar obstáculos en la vida no es una tarea sencilla y mucho menos fácil. No es fácil para un no cristiano y tampoco para un cristiano, pero todos tenemos la opción de desanimarnos y rendirnos o seguir luchando sabiamente para conseguir el objetivo de hacer aquello para lo que Dios mos permitió vivir en este mundo.

A los siete años comenzó a trabajar para ayudar en el sostenimiento de su familia. A los nueve años murió su madre. A los veintidós perdió su trabajo como dependiente de una almacen. A los veintitrés estaba endeudado y luego se convirtió en socio de un pequeño negocio. A los veintiséis, murió su socio y lo dejó endeudado. A los treinta y cinco ya había sido vencido dos veces en su carrera por ser parte del Congreso. A los treinta y siete años gano una elección. A los treinta y nueve perdió sus reelección. A los cuarenta murió su hijo de cuatro años. A los cuarenta y dos fue rechazado para un rol como oficial de tierras. A los cuarenta y cinco, se presentó coo candidato al senado y perdió. A los cuarenta y siete fue vencido en su postulación como candidato para la vice-presidencia. A los cuarenta y nueve se volvió a presentar como candidato al senado y volvió a perder. A los cincuenta y uno, fue electo presidente de los Estados Unidos y en su segundo periodo fue asesinado, pero su nombre sigue siendo reconocido como uno de los grandes lideres del mundo, porque Abraham Lincoln, nunca se dejó vencer por los obstáculos.

Dios no quiere que los obstáculos que son parte de la vida impidan que cumplamos la razón por la que El nos dejó en este mundo. Dios ha provisto todo lo que necesitamos para que por medio de la fe y la aplicación de la verdad, podemos pasar los obstáculos con tal sabiduría que seamos capaces de vivir la vida que Dios para nosotros diseñó. Usted conoce mis enseñanzas y sabe que lucho por mantener un equilibrio entre el mundo de la fe y de la practica de nuestra fe. Creo que esa es la manera de enfrentar los obstáculos que enfrentamos todos en la vida y de eso se trata esta serie de estudios. No es mi intención profundizar en el mundo de la fe que es materia de otra serie, pero es mi intención darle pasos prácticos para enfrentar diferentes situaciones que se nos presentan en la vida y que debemos no solo pasar por ellas sino, salir mejores al utilizar las herramientas que Dios nos ha provisto.

ADVERTENCIAS PRACTICAS PARA ESTUDIAR LAS ESTRATEGIAS
Para iniciar deseo hacer algunas declaraciones generales e importantes:
Primero, que la fe es esencial para poder enfrentar la vida tal como Dios la diseñó. Este no es un curso ni una serie de conferencias motivacionales sobre fuerza de voluntad humana, sino una serie de estudios que son parte de la vida cristiana de fe. En nuestro estudio de la carta a los Hebreos hemos observado la vida de fe y hemos dado una mirada a la galería de la fama de la fe y no nos sorprendemos de encontrar en ella no solo nombres de grandes héroes de nuestra fe, sino también algunas personas obscuras, desconocidas, no grandes personajes públicos, pero que también vivieron por fe y también pudieron vencer grandes obstáculos.
Tenemos que entender lo que dice Dios y El nos asegura cosas esenciales concernientes a la fe. Nos dice que sin fe es imposible agradar a Dios. Nos advierte que cuando Dios nos mide, cuando Dios nos recompensa, nos dice que conforme a nuestra fe será hecho. Nada que Dios nos da depende de nuestra fama, nuestra fortuna, nuestro poder, o la admiración que la gente nos tenga. Dios no examina lo que sentimos, tampoco lo que pensamos sino nuestras obras producto de la fe que tenemos.
Mis sermones tienen la intención de que haya mas gente que tiene fe en Dios. Mis enseñanzas tienen la meta de que la Palabra de Dios escuchada y entendida tal como fue revelada produzca en usted la fe que es necesaria. Que confíe en Dios, que crea en Dios y sus promesas, que crea que Dios es poderoso y conozca sus atributos. Dentro del relato que existe en Hebreos capitulo 11 existe la descripción de la caída de las murallas de la fortalecida Jericó y el versículo 30 dice que “por la fe cayeron los muros de Jericó después de rodearlos por siete días.”
Esta era la respuesta a la promesa divina. Dios lo había prometido, Dios les dijo que ellos conquistarían la tierra y ellos por la fe le creyeron a Dios y fueron y realizaron la tarea, aunque las instrucciones podrían parecer las mas infantiles y ridículas. La razón por la que esta historia de fe es relevante es porque Dios había hablado, los hihos de Dios debían tener fe, debían creer que lo que Dios dijo era verdad y se cumpliría, y luego, ellos debían seguir las instrucciones divinas. Esa es la combinación que quiero que entienda, pues esa combinación es esencial para poder vencer los obstáculos que aparecerán en nuestro caminar por la vida. La conclusión es sencilla y profunda. Había un serio obstáculo entre la promesa divina y lo que Dios demandaba del pueblo de Dios y Dios le dio la forma de solucionar el problema mediante la fe en lo que Dios haiba prometido y la estrategia que les daba, aunque la estrategia no era ni lógica, ni era natural en su sistema de pensamiento. Eso es precisamente lo que estudiaremos. Dios ha hecho promesas a sus hijos y entre ese promesa, entre el cumplimiento de esas promesas de pasar por la soledad sin sentirnos solos, de vivir en un mundo pecaminoso sin ser contaminado, de ser odiados por los enemigos y no reaccionar con el mismo odio. Entre el cumplimiento de las promesas divinas y nosotros existen obstáculos que Dios quiere que superemos. Existen obstáculos para tener una relación matrimonial feliz, existe temor, codicia, tendencia a la irresponsabilidad en el trabajo, relaciones interpersonales enfermas y Dios ha provisto todo para que podamos enfrentar todos esos obstáculos y así poder vivir la vida que El planificó. Todo ello requiere una combinación de fe y practica.
Mi segunda advertencia es que algunas soluciones son producto de un milagro divino. Esto requiere solo de nuestra confianza en Dios y nuestra dependencia total de El. esto significa que nosotros haremos lo que podemos y lo imposible se lo dejaremos al Dios de lo imposible. La Biblia nos enseña que no hay nada imposible para Dios y que el tiene un inmenso currículo de éxitos y de milagros maravillosos.
Definitivamente nosotros no podemos exigir a Dios que haga lo que nosotros queremos pues El actúa según el consejo de su soberana voluntad. Si El decide utilizarnos a nosotros para que ocurran señales, maravillas y milagros, es por su decisión soberana y para su gloria y el propósito es confirmar que su Palabra es verdadera. Debemos saber como Dios opera y como nosotros, cuando sufrimos de enfermedades o conflictos, por ser hijos amados por Dios, siempre somos candidatos a milagros, aunque El los realiza soberanamente y es Dios y no los hombres, quien los realiza.
He visto muchos milagros y he visto mucho mas gente que no ha recibido un milagro pese a su búsqueda. He orado por muchas personas y he visto algunos milagros, pero en todos los casos he creído que Dios en cada situación tiene lecciones que quiere que aprendamos.
Pablo dice en Romanos 1:16 que el evangelio es “poder de Dios para la salvación a todo aquel que cree…” El evangelio es el poder para la salvación, no las señales que la persona reciba u observe. El mundo, los religiosos, los cristianos inmaduros pueden demandar señales para creer en el poder de Dios, pero ni el propio Jesús se prestó para eso, ni Dios satisfizo la búsqueda de milagros que realizaban las personas. Recuerde que los religiosos demandaban señales para creer en Cristo y observe el relato bíblico que muestra la respuesta del Señor:
“Entonces respondieron algunos de los escribas y de los fariseos, diciendo: Maestro, deseamos ver de ti señal.
El respondió y les dijo: La generación mala y adultera demanda señal; pero señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás.” Mateo 12:39-39
Los fariseos pedían milagros, pero su intención no era conocer realmente a Cristo pues ya habían recibido suficiente evidencia del poder divino y de que el era realmente el Mesías. De la misma manera hay personas que no solo dicen, sino que algunos piensan que si pudieran ver milagros, entonces creerían y existen predicadores que quieren que Dios haga milagros para que la gente crea, pero Dios es soberano y El obra conforme a su soberana voluntad. Toda persona tiene más que suficientes evidencias para creer. Basta la muerte de Cristo, su resurrección y ascensión y siglos de estar transformando vidas, como para creer que El realmente es el Salvador. Jesús les dice a estos religiosos que la señal más grande que debían esperar, era su resurrección pues mediante ella probaría que El era el Mesías.
La pregunta es ¿Por qué en una ocasión se niega a hacer señales para que crean y en otra ocasión hace señales para que crean? La respuesta es sencilla. El conoce los corazones, El sabe lo que estamos haciendo y lo que haremos si El hace una señal o un milagro y El es soberano y determina hacer lo que hace por la decisión de su soberana voluntad, de la forma que quiere, con quien quiere y siempre con un propósito en mente. Recuerde Dios no ha cambiado, El sigue teniendo el mismo poder y obrando de la misma manera. El conoce su corazón y el mío y de todos los que buscan milagros y por que y para que los buscan.
La Biblia nos presenta verdades e historias tan milagrosas que todo parece demasiado grande como para ser real y por ello algunos tienen problemas para aceptar tan maravillosas realidades. Aun los cristianos nos sentimos pequeños y pensamos que no podríamos llegar a ser como los grandes hombres de la fe que aparecen en las Escrituras. Realmente fueron gigantes en el mundo de entonces y nosotros muchas veces no sentimos tan enanos e irrelevantes que es difícil creer que podemos ser hombres fe. Pero nuestro Dios se especializa en usar a personas sencillas para causas maravillosas y estoy seguro que El sigue haciendo lo mismo. Lo hizo en el pasado y lo sigue haciendo hoy. Hoy no existen apóstoles y profetas con las habilidades de los originales, pero Dios sigue enseñando a su pueblo, guiando a sus hijos, sanando, haciendo maravillas por medio de su Espíritu Santo, la Biblia como verdad revelada y por medio de hombres de Dios que la interpretan para que entendamos lo que El demanda. estoy convencido que Dios puede hacer milagros y puede eliminar todos los obstáculos de nuestra vida, en algunos casos, en algunas circunstancias, con algunas personas, Dios decide hacerlo.
Mi tercera advertencia es que nosotros tenemos la responsabilidad de siempre seguir las instrucciones divinas y seguir actuando bíblicamente cuando Dios decide no realizar un milagro. Cuando Dios realiza un milagro debemos seguir sus instrucciones. A veces nos manda a orar, a esperar, a confiar, y El hará todo lo demás. El siempre nos demanda seguir sus instrucciones y si no hace un milagro, debemos seguir sus instrucciones para vencer los obstáculos, sea que el obstáculo sea eliminado o permanezca allí y debamos aprender a lidiar con el.
En esta carrera de obstáculos llamada vida no es posible terminarla bien siguiendo nuestras ideas, debemos seguir todas las instrucciones divinas.
En hebreos capítulo 2 podemos observa la razón de que haya sido escrita esa carta. Nos dice el capítulo 2 que algunos estaban abandonando el camino. Describe esos momentos en que frente a las dificultades, a los obstáculos que aparecen en nuestra vida, algunos cristianos tienen la tendencia a confundirse, y por ello comienza a andar a la deriva o llegan al fondo de su vida debido a que no han sabido enfrentar los obstáculos. Ese pasaje describe esos terribles momentos cuando comienza a pensar en abandonar el lugar, cuando el agua está anegando su zona de seguridad y todo indica que su nivel seguirá subiendo. En otras circunstancias también se comienza a abandonar el camino. Cuando el martillo del maestro y los clavos que utiliza para la construcción de un mueble para si, están siendo clavados. Y también, no podemos dejar de mencionar esos quemantes momentos cuando las llamas se acercan más y más y el calor es cada vez más insoportable ó cuando está amenazada su propiedad, cuando están destruyendo a sus hijos, cuando está perdiendo su trabajo, cuando no sabe donde va a comer aquella noche, o donde va a dormir. En esas situaciones usted tendrá muchas razones para pensar en abandonar su fe y solo podrá evitar esas tendencias cuando desarrolle su madurez, madurez que se obtiene poniendo toda diligencia para aplicar las verdades bíblicas y los principios que nos ha dejado para nuestra sobrevivencia. Note el llamado que realiza el escritor en el capítulo 2:
“Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos”.
Todos los cristianos debemos poner atención a estas palabras. Esta es una importante advertencia, porque aunque nosotros vivimos una situación diferente, debemos ser prudentes para entender bien nuestras doctrinas esenciales y los principios que entendemos pues estos son claves para enfrentar los obstáculos que en la vida encontraremos. Todo lo que sabemos de Jesucristo está escrito, todo lo que necesitamos saber de Jesucristo está a nuestro alcance y podemos leerlo, todo los principios e instrucciones que necesitamos para enfrentar todos los obstáculos, están escritos en la Palabra de Dios. Los judíos a quienes se dirige el escritor de hebreos no vivían la misma situación.

Todo lo que los hebreos podían conocer de la revelación divina, no podían leerlo en una hermosa Biblia con tapa de cuero y con bordes dorados en sus paginas, ellos solo podían oírlo y por lo tanto, era fácil desviarse de las creencias, pues ni siquiera podían estudiarlas a profundidad como podemos hacerlo nosotros. Recuerde que ellos no tenían la Biblia, no tenían un Nuevo Testamento, tenían ciertas secciones del Antiguo Testamento que se había guardado en el período Inter Testamentario; pero muchos de ellos no podían leerlo, y esa es la razón por la que urgentemente necesitaban recordar lo que habían oído y especialmente para que eviten deslizarse de la fe que debían tener, para que conozcan verdaderamente cual era la doctrina de la salvación y no piensen que existía otra manera de ser salvos, o que Cristo no era suficiente y debían agregar algo de sus buenas obras para lograr se salvos o ciertas rutinas religiosas que produzcan una mezcla en su fe y crean que mezclando la ley con la gracia podían inventar un método mas seguro de ser salvos. Nosotros si tenemos la verdad revelada, inspirada e iluminada que nos permite vivir la vida que por Dios fue diseñada, por lo tanto, debemos poner atención a las indicaciones que en la Biblia nos ha sido entregada para poder enfrentar todos los obstáculos que serán parte de nuestra vida.
Mi cuarta advertencia es que cada situación, cada obstáculo es personal y nosotros somos los únicos responsables de aprender bíblicamente a enfrentarlos. La vida cristiana es personal y nadie puede vivirla por nosotros. la vida cristiana efectiva es nuestra responsabilidad y Dios ha provisto todo para que la vivamos como El la ordena independientemente de lo que hagan, digan, o deje de hacer los demás. Si usted ha aprendido a buscar excusas o a culpar a otros de la falta de fortaleza o sabiduría para enfrentar sus obstáculos, ha elegido el peor de los sistemas para vivir. Es cierto que algunos pueden haber sido influenciados negativamente en el pasado, o antes de conocer a Cristo tuvieron experiencias traumáticas y aprendieron a utilizar herramientas no sabia, pecaminosas y no efectivas, pero ahora en Cristo tienen la obligación de aprender no solo a vivir la vida de fe y sino a vivir la vida practica de la fe que demanda que busquemos herramientas bíblicas de consejeros sabios que nos permitan avanzar hacia la madurez, para no solo aprender como resolver un obstáculos, sino como ser maduros para enfrentarlos todos con el consejo sabio e inerrante de la Palabra de Dios.
Que la solución o la forma de enfrentar los obstáculos es una combinación de fe y aplicación de los principios que son parte de esa fe que amamos es esencial lo descubrimos en pasajes bíblicos que nos demuestran que un obstáculo para pasar los obstáculos es en enfoque en la fe ignorando la practica de la fe. Es obvio que si usted tiene temor, conflictos en su trabajo, si quiere vencer el obstáculo de la codicia, de la impureza, si quiere vencer la corrupción, el odio por los enemigos, y aun el obstáculo de un matrimonio infeliz, necesita creer por fe en Dios, necesita orar con fe a Dios, necesita tener cercanía con Dios, necesitar tener fe en su palabra, por supuesto que necesita la vida de fe, pero también necesita vivir la vida que Dios ordena y fundamentado en los principios y leyes que el exige. Debemos orar, debemos ayunar, pero debemos recordar que el obstáculo más obvio para la oración efectiva es la presencia de iniquidad y pecados sin confesar en el corazón del que ora. Porque nuestro Dios es santo, hay una barrera que existe entre Él y nosotros cuando venimos a Él con un pecado sin confesar en nuestras vidas. Ya en el Antiguo Testamento la Biblia nos muestra las palabras de exhortación del profeta Isaías a un pueblo que no tenia instrucciones divinas y no podía enfrentar obstáculos debido a sus elecciones pecaminosas. Note lo que dice en Isaías: “Pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros Su rostro para no oír.” (Isaías 59:2).


David concuerda con ello, sabiendo por experiencia que Dios está lejos de aquellos que tratan de esconder su pecado de Dios: “Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, el Señor no me habría escuchado.” (Salmos 66:18).
La Biblia advierte a quienes quieren vencer el obstáculos de una relación matrimonial enferma e infeliz que deben evaluar sus vidas basados en la siguiente advertencia:
Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo. (1Pe 3:7) Por supuesto que debemos orar cuando las dificultades en nuestra vida, incluyendo la vida matrimonial se conviertan en obstáculos que no podemos superar, pero junto con la oración, debemos examinar si estamos viviendo en obediencia.
La vida es una carrera con obstáculos y solo pueden correrla sabia y efectivamente los cristianos que han decidido vivir por la fe, pero también por la fe seguir las instrucciones bíblicas fiel y regularmente. Es imposible pasar los obstáculos efectivamente y aprender lecciones que nos servirán toda la vida y en toda situación, si no admitimos nuestra debilidad y no dependemos de la palabra de Dios y su sabia instrucción.

Dr. David Hormachea

La Verdad Ahora
Las Noticias Cristianas Evangelicas de Chile y el mundo en un solo lugar.
Conoce el nuevo sitio de Noticias Cristianas de Chile y el mundo, con información relevante del mundo evangélico, notas de actualidad e información de edificación. “Ya conocen las noticias, ahora les contaremos la verdad”.

Comentarios

Comentarios

Acerca del autor

La Verdad Ahora

La Verdad Ahora

Las Noticias Cristianas Evangelicas de Chile y el mundo en un solo lugar.
Conoce el nuevo sitio de Noticias Cristianas de Chile y el mundo, con información relevante del mundo evangélico, notas de actualidad e información de edificación. "Ya conocen las noticias, ahora les contaremos la verdad".

Leave a Comment